El exceso de peso, el aliado fatal de la diabetes

El elevado número de diabéticos que asolan España, es causa directa o indirecta de factores tales como el envejecimiento de la población, el estilo  de vida sedentario y la obesidad. Esta última puede venir derivada de causas genéticas o por un mal hábito alimenticio.

En este artículo nos vamos a centrar en aportar información útil, que sirva para mejorar la calidad nutricional de las personas con diabetes o que están en riesgo de padecerla.

Aquellos grupos de personas, en riesgos de comenzar a padecer los síntomas de la diabetes, y por lo tanto proclives a seguir estos consejos sobre alimentación, son aquellos que:

  • Superen la edad de 40 años
  • Han tenido problemas con el azúcar en la sangre en el pasado (embarazo)
  • Tienen familiares cercanos con diabetes
  • Tienen orígenes Afro Americanos, Latinos, Americanos Nativos, Asiáticos y las personas de las Islas del Pacífico, más que los caucásicos, sobre todo para la diabetes del tipo 2.

Si estás dentro de cualquiera de estos grupos, llevas el tipo de vida sedentaria que señalábamos antes o consideras que tu peso es excesivo, es conveniente que comiences a prestar atención a las dietas para perder barriga definitivamente que te reseñamos en este enlace.

Los alimentos que debes tomar necesariamente para conseguir progresos en esta pérdida de grasa abdominal, son los lácteos desnatados, carnes sin grasas, pescados del mar y pollo sin piel, vegetales, a ser posible cocidos,  frutas de temporada, legumbres y cereales integrales.

Menús especiales si ya eres diabético

Estos alimentos que hemos citado arriba son susceptibles de componer parte de la dieta natural de un diabético, pero el menú para diabéticos propiamente y expresamente preparado para ellos, lo debe de garantizar un nutricionista, que es el profesional más capacitado para realizar un buen plan alimenticio para estos casos.

El menú para diabéticos no debe considerarse exclusivamente un recetario de combinaciones de ciertos alimentos, va más allá, pues debe controlar también la cantidad en gramos que se ingieren, el tiempo que ha de pasar entre comidas, o cuántas comidas deben hacerse.

Lo que ha de quedar claro es la necesidad imperiosa de eliminar de esos menús todos aquellos alimentos cargados de azúcar. Así mismo, los carbohidratos también deben ser reducidos, pues son acumuladores naturales de azúcar, que no pueden ser procesadas por el organismo de un diabético o tienen grandes dificultades para lograrlo. Igualmente, la sal ha de ser usada con moderación, pues es una gran retenedora de líquidos.

La idea de repartir las comidas, en varias porciones en diferentes horarios a lo largo del día, gana adeptos entre los mismos nutricionistas, ya que se ingiere menos cantidad de alimentos y no se pasa hambre.

Incorporar la fibra es fundamental, ya que aporta grandes beneficios a los diabéticos, ayudando a controlar los niveles glucémicos. Podemos obtenerla de galletas sin azúcar, pan y pastas integrales, legumbres y la fruta y la verdura fresca y de temporada.

Comer bien y sabroso, combatiendo los efectos negativos de la diabetes, es posible. Sólo con información y actitud puedes lograrlo. Visita las páginas referenciadas y obtendrás una gran ayuda.